NUEVO CENIZARIO COMÚN Y COLUMBARIO DE LA HERMANDAD

El proyecto aprobado en el Cabildo General Extraordinario consiste en la construcción de dos espacios de distinto uso, a ejecutar en momentos diferentes. El primero en ejecutar será el cenizario común. Se pretende ubicar bajo suelo delante del Altar Mayor del templo. Se trata de dos receptáculos bajo la solería del presbiterio, de iguales dimensiones, que cuentan con las condiciones de estabilidad, capacidad y estanqueidad necesarias para destinarlos a tal fin, contando cada uno de ellos con trampilla marmórea. Este espacio se encuentra ya dispuesto, pues se trata de parte de la fosa que Don Eugenio Hernández Bastos preparó en la década de los 80 para su enterramiento, algo que, como bien sabemos, no llegó a suceder. La segunda fase consistirá en la adecuación de la estancia ubicada a la izquierda del coro, tras la capilla bautismal que contará con cubículos individuales para el depósito temporal de las cenizas. Todo lo referente a la capacidad, administración, y temporalidad de esta segunda fase aún no se ha tratado. Se hará en su momento oportuno, cuando las condiciones de la vida de Hermandad permitan su ejecución.

Traslado de los restos de D. Eugenio Hernández Bastos

En la memoria colectiva de nuestra Hermandad, somos conscientes del deseo que Don Eugenio tuvo de que sus restos mortales descansaran en esta Iglesia de Santiago, sede de nuestra Corporación, preparando él mismo para ello su última morada. En los momentos de su fallecimiento, por diversos motivos ajenos a nosotros, su voluntad no fue cumplida. Transcurridos ya casi 20 años de aquello, y habiéndonos puesto en contacto con su familia, se ha planteado el traslado de sus restos desde su actual lugar de descanso, el Panteón de Canónigos de la Catedral de Sevilla en el Cementerio de San Fernando de nuestra ciudad, al osario que se ha preparado en el lugar original deseado por Don Eugenio, en el presbiterio del Altar Mayor. La familia se ha mostrado favorable a tal traslado, lo que nos alegra profundamente, pudiendo así dar cumplimiento a la última voluntad del que fuera Fundador, Hermano Mayor y Director Espiritual de nuestra Hermandad durante tantos años.